Territorio


La Rioja, tierra de vino con capital en Logroño
DO Rioja

La Rioja es la región más pequeña de España. Sin embargo, no es fácil encontrar en tan reducido espacio (poco más de cinco mil kilómetros cuadrados), tanta diversidad de paisajes.

Su privilegiado enclave geográfico, en el corazón del valle del Ebro, ha propiciado el carácter plural y múltiple de una región que hoy nos asombra precisamente con la convivencia y Tierra que, sin embargo, ha alcanzado fama por uno de sus productos sinónimo de calidad y dePuente de piedra buen hacer en todo el mundo: el vino. Decir armonía de su diversidad.

Calle del Laurel

Rioja es decir vino. Algo tan íntimamente unido a esta tierra que en ocasiones se confunde y superpone. Unas excepcionales condiciones naturales, junto con los saberes del hombre fraguados en siglos de cultura enológica, hacen posible cada otoño el amanecer de una nueva cosecha.

Logroño, capital de esta provincia, es una ciudad pequeña, pero con una gran vida cultural y comercial. Una escapada a esta tierra debe incluir algunas visitas imprescindibles. Antes de visitar La Rioja no olvide echar una ojeada a la programación cultural de Riojaforum, el Palacio de Congresos y Auditorio de La Rioja, un moderno edificio que acoge conciertos y actuaciones únicas. Para los que gustan de la música moderna, casi de vanguardia, su cita es el primer festival del año, Actual, que se celebra en Logroño los primeros días de enero.Paseo del Espolon

Logroño permite también al visitante tomar contacto con otro tipo de cultura, más ligada al carácter de los riojanos y a su propia tierra, se trata de la cultura del vino. El vino impregna la vida cultural riojana. Muchas de las bodegas que se reparten por su geografía, poseen interesantes colecciones de arte o piezas etnográficas.

En Logroño encontrará varias bodegas abiertas para la visita. Las hay centenarias, como Bodegas Franco Españolas, una de las primeras bodegas que se fundaron en la capital; o más modernas, como Darien, con una arquitectura de vanguardia muy llamativa. En Bodegas La Rioja barricasOntañón encontrará esculturas mitológicas entre las botellas y en Bodegas Juan Alcorta, la mayor nave de barricas de Europa.que dan fe de la importancia del vino para esta región, especialmente desde finales del s. XIX. Todos estos tesoros esperan pacientes entre las barricas repletas de crianzas o reservas a que el visitante los descubra.

Después de hacer una visita a las bodegas y aprender a catar, lo mejor es dirigirse a la calle Laurel para poner lo aprendido en práctica y probar el maridaje perfecto del vino de Rioja con las especialidades que cada bar de esta calle ofrece, con sus llamativos nombres: matrimonios, zapatillas, tío Agus, calzoncillos, cojonudos… o los más clásicos champis a la plancha. Durante los próximos años se le hará la boca agua sólo de recordarlo.